Londres: ciudad de locos


Estos relatos son parte de la serie Realidad aumentada:  historias imaginadas a partir de fotografías.

Jadiya

–Bueno, algo es algo –se dijo Jadiya, aceptando al fin el contacto de la mano sobre su omoplato. Antes sólo le había tocado su padre, pero de eso ya ni se acordaba. Y después sólo su marido. Y ahora que por fin le tocaba un tercer hombre, tenía que ser… éste.

Ahmed

Otros dioses ya se han encarnado infinidad de veces. Jehová sólo una, así que ha decidido repetir, ahora el seno de una familia de su último club de fans. Y aquí le tenemos como Ahmed, de profesión carnicero, porque es uno de los pocos oficios actuales que domina. ¡Y vaya si lo domina! Corta patas y decapita reses con maestría: no en vano Él las creó y dispuso que el ser humano los sometiera.

Pero lo que le fascina en esta época son estos cacharros pequeñitos que han inventado sus criaturas… Son perfectos para predicar su Buena Nueva de manera más sencilla, tal vez incluso pueda prescindir de apóstoles. Pero espera… A ver este vídeo de gatitos… xdxdxd q monosssss!! :p

James

James desprecia los atuendos absurdos que los jóvenes exhiben cada domingo en Brick Lane. Él no es así: siempre rige su vestimenta de acuerdo a su espíritu transhumanista.

Tony

El ritual de apareamiento no ha funcionado. ¿Y ahora qué, Tony?

Neil

En Londres todo el mundo es raro. De modo que Neil se ha propuesto reivindicar el derecho a ser común. Hoy se ha puesto unos vaqueros y un polo aleatorio. Pero allí donde va siempre destaca entre la multitud por su aspecto, único en la ciudad.

David Jr.

David está muy orgulloso de su hijo. Van juntos a ver jugar al West Ham, a los dos le gustan los coches caros, y ven mano a mano X Factor cada noche. Además quiere ser apicultor, como él. ¡Es ya casi un hombre hecho y derecho!

Pero su orgullo tiene fecha de caducidad. Dentro de poco David decidirá que es momento de que Junior empiece a compartir también su afición a la cerveza. Pero cuál será su sorpresa cuando, al dársela a probar, Junior la escupa con repugnancia.

–¡Esto está asqueroso, papá!
–¡Junior, para ser un hombre tienes que beber cerveza!

Y le hará beber toda la jarra.

Esa será la única vez que David hijo beberá alcohol. Luego, por rebeldía, se aficionará al té, tanto que incluso comercializará una mezcla gengibre-miel-menta muy buena para la garganta, que le granjeará fama y dinero. Y el dinero le traerá primero un Mercedes, después un Porsche, y por último poner su logo en los pechos de todos los jugadores del West Ham. Además, será el patrocinador oficial de “la salud de las voces” de X Factor 2047, y establecerá un emporio de granjas de abejas donde producirá la miel para sus tés.

–Algún día crecerás, hijo– le seguirá diciendo David padre al brindar con cerveza por cada victoria del West Ham.

Jo

Desde que se mudó a esta calle del Soho Jo liga más que nunca. Hoy ya va por el tercer cigarri… Vaya, vuelven a llamar al timbre.

Susie

“He descubierto un nuevo punto de sol con Sunify. Prúebala tu también en sunify.com”, posteó automáticamente la aplicación en el Facebook de Susie.

👍 A Ahmed le gusta esto.

Paul

“Ahmed te ha invitado a jugar a Candy Crush”.

Era un mensaje común que habían recibido miles de personas ya. Algunas le habían dado a like, la mayoría lo habían ignorado, y otras lo marcaron como spam. Pero solo Paul lo entendió de verdad, y ahora se esfuerza en explicárselo a los demás.

Jess

Jess es melómana, emprendedora y experta en marketing. Y ha descubierto que Paranoid de Black Sabbath induce a tomar café en lugar de al suicidio si se interpreta al violín.