Familia San Mateo Ayllón, Alcorlo, 1956


El hambre mató al gusto estético. Esta señora, a la que conocí con 70 años por tratarse de mi abuela, estaba entonces mucho más lozana y saludable que en esta foto, cuando contaba con 30 años.