Nosotras fuimos las cleroflautas de Vistalegre


Cogiendo fuerzas antes de ir a Vistalegre.

Muchas personas nos han preguntado cuál fue la reacción de los podemitas de Vistalegre ante la presencia de ‘las cleroflautas‘, si las monjas y el cura estaban nerviosas, y cuál era el propósito último de todo ello. Yo fui el cura de Vistalegre, y trataré de responder a todo.

¡Descárgate el poster!

En primer lugar, la acogida fue muy buena. Como se puede apreciar en las fotos y el vídeo, todo el mundo nos paraba para hacerse selfies y charlar con nosotras. (Usamos el femenino, claro, como el resto de movimientos sociales que las cleroflautas imitan). Varias personas, casi todas señoras mayores, nos felicitaban emocionadas por nuestra presencia. “¡Qué bien que estéis aquí!” decían. “Yo soy creyente, y me encanta que se visibilice la religión dentro de Podemos”. Otras muchas personas se declaraban ateas, pero igualmente nos felicitaban mientras nombraban la palabra “transversalidad”. Una incluso me lanzó un piropo: “Yo no creo en Dios, ¡pero ay qué guapo eres, padre!” Tras lo cual me agarró de la cintura (más fuertemente de lo que dictan las normas sociales, ejem) para que nos hicieran una foto.

También es cierto que parte de la gente lo tomaba como una performance. Siempre lo negábamos, claro. En una ocasión, cuando Sor Paso estaba en el baño, una señora le dijo “Venga, va, dime la verdad, ¿a que no eres monja en realidad?” Sor Paso lo admitió, a lo que la señora le respondió “Pero el cura sí que es de verdad”. No fue la única vez que pasó, y también al revés: me tomaban a mí por falso, y a las monjas por verdaderas.

Hubo un par de veces que tuve que salir corriendo con la excusa de ir al baño. Hay que tener en cuenta que venía tanta gente a hablar con nosotras que era difícil avanzar hacia ningún sitio. Sobre todo fue con la cuestión de Badajoz: en una ocasión un señor, móvil en mano, advirtió que no había ninguna parroquia con el nombre de San Antón en la ciudad. En otra ocasión di con un hombre que también era de Badajoz, y me empezó a preguntar por pueblos y sitios de los que no tenía ni idea (no he estado en mi vida en Badajoz). A partir de entonces comencé a decir que era de Zaragoza, ciudad que conozco más aunque resulta menos sexy. Pero en los vídeos de los medios de comunicación quedó reflejada Badajoz, por lo que todo el mundo me identificó con la ciudad. Un par de días después el delegado episcopal de medios de comunicación del arzobispado de Mérida-Badajoz publicó un tuit que desmentía la existencia de tal parroquia.

Sor Paso también vivió algún momento raro con ese nombre, de modo que tras un par de encuentros, decidimos cambiarlo por otro más discreto, sor Lucía. La idea era ser lo más reales posible, claro.

¿Y la Gente Entrañable?

En internet las reacciones han sido variadas. En los grupos de Facebook de podemitas los comentarios siguen, excepto en casos aislados, la misma línea de lo descrito arriba. En cambio, en los grupos de peperos era todo odio y bilis. Todos afirmaban que era un disfraz, para acto seguido descalificarnos o mandarnos a la hoguera. Hemos recopilado todos esos comentarios en Gente Entrañable, nuestro proyecto paralelo en el que investigamos comentarios en las redes sociales (“la voz del Pueblo”).

El acto también fue muy publicitado en prensa. Muchas cámaras nos hicieron entrevistas, y muy pronto salió un vídeo de la agencia Atlas, que fue replicado por infinidad de medios. Entre ellos el ABC, que lo retiró tras unas horas. Por otra parte, algunos periódicos descubrían el pastel, como El Independiente o El Español. Aunque a este último le colamos el falso tuit de apoyo a Pablo Iglesias en 2015, jejejeje.

 

Lo más interesante sea, tal vez, la cobertura que dan los medios de ultraderecha, entre ellos Periodista Digital y El Municipio. Cargan contra nosotras, y su lenguaje está clarísimamente sesgado por marcos de referencia fascistas. Uso “fascista” por usar un lenguaje equivalente al suyo. Mención especial merece la entrevista a OKDiario, muy cordial, pero que nos buscaba las cosquillas contra Podemos. Sor Paso y yo la respondimos esquivando todas las trampas y poniendo otras, además de usar un lenguaje pulcrísimamente inclusivo, en un ejercicio del que me siento muy orgulloso. También intentamos hacer una ivarsada: que las primeras letras de cada párrafo formasen “QUIERO LABADORA”, pero la periodista lo editó y se perdieron algunas letras. Sor Paso, incluyó todos los puntos del Partido Liberal Ciudadano de la novela “El Día del Watusi” de Francisco Casavella, que ella homenajea cada 15 de agosto bajo el puente de Isabel Carrasco en León. Y acabamos con un estupendo saludo “a toda la gente entrañable que lee OKdiario”, que cierra muy elegantemente la entrevista 🙂

También es reseñable el tratamiento del periódico Hoy, de Extremadura, al que le atrae que el “joven sacerdote” sea de Badajoz. Ocurre igual que con los torreznos de los “hipsters con Rajoy”, cuando el Heraldo de Soria hizo un artículo sólo porque los torreznos son una comida típica soriana. Hay que ver estos de provincias como son, pasa una mosca y ya lo consideran noticia, jeje.

Ante la pregunta de si estamos nerviosas: sí. Claro que nos pusimos nerviosas. No sabe uno nunca cómo lo van a acoger, si bien o con rechazo. Pero una vez pasado el primer choque, ya empieza a ir todo sobre ruedas. Y, en realidad, llevamos todo tan preparado (¡cuesta días preparar un acto así!) que es bastante difícil que haya algo no previsto. Hablaremos de esto más cuando os contemos los detalles de otros actos, porque el que se llevó la palma del nerviosismo fue el de Feministas con Esperanza Aguirre. Imagínenese un auditorio lleno de señoras emperejiladas en sus visones y perlas. ¿Cómo casa ahí un grupo de jóvenes barbudos y en camiseta? Mal, claro. Cuando menos se siente uno parte del grupo donde está actuando, más difícil es todo.

“¿Y todo esto para qué?”

La pregunta definitiva. Nosotras mismas nos la hacemos constantemente, sobre todo cuando desembolsamos la pasta que cuesta esto o aquello, o después de una sesión interminable discurriendo actos. Pero al final merece la pena. Aquí van los dos motivos principales:

  • Demostrar que la realidad no es más que un producto comunicativo. No es una idea nueva en absoluto, pero con esto la probamos una y otra vez. Da igual lo que suceda, al final lo que cuenta es el tratamiento que le den los medios de comunicación. Yo dije el mismo número de veces que era de Badajoz y de Zaragoza, pero los medios sólo replicaron la primera, y con esa se quedó el mundo.
  • Someter la realidad a stress-tests. Cuando nos declaramos “Feministas con Esperanza Aguirre” salió a la luz la cuestión de si se podía ser feminista y de derechas. Ahora la pregunta es: ¿por qué no se puede ser creyente y podemita? En un primer vistazo, con Rita Maestre y las declaraciones esporádicas de “prohibir la Semana Santa” y cosas parecidas, parece que es incompatible. Pero que unas personas con hábitos se presentaran en Vistalegre ha originado un pequeño terremoto que ha sacado la cuestión a la luz. Como he dicho, muchas podemitas se proclamaban creyentes y nos felicitaban. En Facebook igualmente otras muchas nos acogían dentro de Podemos, diciendo además que ese era el verdadero mensaje de Cristo, estar con los pobres. El debate ha quedado abierto y, tal vez demasiado ingenuamente, esperamos a que alguien, en algún lugar de España, le lleve a ser un poco más tolerante y abierto.

Nada más. Solo agradecer el trabajo de Omar Oeste, que nos grabó en vídeo; a Morticia Castiza, que nos sacó fotos; y a Biyu, que diseñó el cartel de “Yes We Pray”. Y, sobre todo, gracias a ti por apoyarnos, porque tú haces posible actos como este. Y en un mundo en el que la gente se toma todo demasiado literalmente y no es capaz de leer entre líneas, es importante que existan personas como tú.

¡Gracias!